Cómo cuidar una chinchilla

0 Comment

Compartir

Las chinchillas son roedores curiosos y divertidos. Tienen un margen vital potencial de entre 12 y 20 años, pero sólo pueden lograrlo si reciben un tratamiento adecuado. Esto incluye saber cómo alimentarlos, cómo protegerlos y cómo comprender cuándo necesitan atención veterinaria.

Alimenta a tu Chinchilla

Las chinchillas tienen un sistema digestivo muy sensible, por lo que es importante que sigan una dieta que pueda evitar que usted se enferme. También es necesario entender que estas criaturas son conocidas como “fermentos intestinales”.

Esto significa que al no digerir el alimento completamente en el primer paso en el sistema digestivo, continuarán comiéndolo a través de sus heces, para que puedan extraer todos los nutrientes contenidos en el alimento mismo.

Con qué alimentarlo?

Según el Hospital de Animales Exóticos de Chicago, las chinchillas necesitan una dieta rica en fibra, compuesta principalmente de heno de alta calidad acompañado de pequeñas cantidades de alimento de alfalfa, que proporciona alrededor del 18% de proteína. Su animal también se beneficiará de la reducción de las porciones de verduras de hoja verde.

Chinchilla

 

Cuánto se alimenta:

Heno: Deje siempre tenga heno fresco y limpio a su disposición.

Hortalizas de hoja: Llenar un cuenco de hortalizas al día, pero evitar las crucíferas porque pueden causar problemas digestivos de tipo gaseoso.

Agua fresca: Su chinchilla siempre debe tener agua disponible. En lugar de usar un cuenco abierto, equipa tu jaula con una botella de agua. De esta manera, lo mantendrá más fresco y limpio.

Las chinchillas son animales nocturnos, por lo que se alimentan principalmente de noche. Intente reponer su cachorro con comida y agua al atardecer, al atardecer, para que permanezca disponible en caso de que despierte hambriento. Asegúrese de retirar los restos de verduras primero por la mañana.

Evite darle semillas o granos variados

Los surtidos de semillas y granos pueden hacer que sus chinchillas engorden, que podrían llenarse sin tomar las fibras que necesita para sentirse bien. Si no puedes evitar darle este tipo de comida, sólo sé una cuchara una o dos veces por semana. Una cantidad mayor podría poner en peligro el delicado equilibrio de su sistema digestivo chinchilla.

Acomodar a tu mascota

Haga que el ambiente hogareño de su chinchilla sea seguro y cómodo siguiendo estas sugerencias.

La jaula ideal: La jaula ideal para una chinchilla debe estar estructurada en múltiples niveles, de modo que estas criaturas activas tengan más posibilidades para correr, saltar y hacer ejercicio.

Recomendamos jaulas sólidas porque las jaulas asadas a la parrilla pueden causar heridas y llagas en los pies de su mascota. Para conectar los niveles, siempre utilice rampas sólidas, ya que las escaleras también pueden ser peligrosas. Coloque la jaula en un área no explosiva con buena iluminación indirecta.

Temperatura y humedad: Las chinchillas pueden fácilmente ser víctimas de disparos de calor, así que asegúrese de que la temperatura en el ambiente donde vive su mascota nunca exceda los 26 grados. Incluso los niveles de humedad elevados pueden ser problemáticos, por lo que se recomienda mantenerlos alrededor del 40%.

Una bandeja de basura segura: Las virutas de paja y de álamo son una bandeja de basura perfecta para su chinchilla.
Sin embargo, sería mejor evitar el uso de madera de pino o virutas de cedro porque los humos emitidos por ellos pueden ser tóxicos para el animal.

Limpiar la jaula: Limpie la jaula Limpiar la jaula Retirar las heces tan pronto como note que se están acumulando. Una vez a la semana, limpiar a fondo con una solución compuesta de medio vinagre y media agua, y cambiar la bandeja sanitaria. Si usted tiene dos chinchillas en la misma jaula, necesitará limpiarla dos veces por semana.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *