Conjuntivitis canina: Causas, síntomas, tratamiento y prevención

0 Comment

Compartir

Los ojos de los perros son muy sensibles, su visión es similar a la de un ciego de color rojo verdoso, pero con mayor sensibilidad a la oscuridad y, al igual que los humanos, la vista del perro es un sentido precioso.

 

Las estructuras complejas que conforman el ojo están protegidas de la suciedad, bacterias y polvo por una membrana mucosa llamada conjuntiva. Es una membrana durable y duradera que proporciona una protección fundamental para el delicado interior del ojo, sin embargo, a veces se puede notar enrojecimiento, hinchazón y secreciones de esta área, que puede ser consecuencia de una enfermedad conocida como conjuntivitis.

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana llamada conjuntivitis, que cubre la parte frontal del ojo y los párpados. Aunque esta enfermedad no es grave, la vista es un punto importante y debe consultar a su veterinario lo antes posible si sospecha que tu perro está afectado.

Los casos leves se pueden tratar fácilmente en casa y si hay una infección o anomalía, su veterinario puede aconsejarle lo mejor que puede hacer. La conjuntivitis puede ser causada por muchos factores; puede afectar sólo a un ojo (unilateral) o a ambos (bilateral).

La causa puede ser un cuerpo extraño, bacterias, hongos o virus que entran en la membrana y causan inflamación o pueden ser el resultado de una anomalía anatómica que causa irritación ocular. Se caracteriza por la presencia de tejidos rojos-rojos e inflamados en los que se acumula el líquido causando que el tercer párpado que cubre parte del ojo, sea visiblemente rosado/rojo, y de hecho se le llama “ojo rosado”.

Muchos casos van acompañados de alguna forma de secreción ocular; el tipo de secreción es un indicador de las causas de la inflamación. Una secreción sutil y acuosa (conocida como secreción serosa) probablemente indica una alergia o un cuerpo extraño irritante, mientras que una membrana mucosa o un cuerpo purulento puede indicar la presencia de una infección, virus o enfermedad. Esta información es extremadamente útil para su veterinario mientras está revisando a tu perro. La conjuntivitis es muy molesta, puede causar picazón e incluso dolor.

Debes saber si tu perro está agitado y estresado; ¡puede que se frote el ojo en alfombras, muebles e incluso en la pierna! Es una buena idea ser muy cauteloso con un perro que muestre esta irritación, ya que incluso el perro más tranquilo puede llegar a ser abrupto o agitado con esta enfermedad incómoda.

Síntomas de la conjuntivitis

En los casos de conjuntivitis, lo primero que se nota es una anomalía en uno o ambos ojos de tu perro. La enfermedad se caracteriza por un ojo rojo, hinchado y húmedo y es posible que note un cambio en el comportamiento de tu perro, al verlo extremadamente irritado por la inflamación, arañando y rascándose el ojo.

Cada caso es diferente y puedes notar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Aprieta uno o ambos ojos en exceso o rojez la membrana que cubre el ojo/tercer párpado
  • Ojo cerrado. Puede haber una secreción que puede ser: mucosa purulenta serosa
  • El perro puede frotarse el ojo en la superficie del hogar
  • Otros síntomas: secreción nasal, estornudos, tos

Causas

Hay una amplia gama de posibles causas; aunque ninguna de ellas es mortal, es importante que acuda a su veterinario lo antes posible para evitar complicaciones. Las siguientes pueden ser causas de conjuntivitis:

  •  Infección bacteriana
  •  Infección fúngica
  • Infección viral (como el moquillo)
  • Sustancias irritantes como sustancias químicas, polvo, humo de cigarrillo, champú
  • Queratoconjuntivitis seca (KCS)
  • Ojo seco con secreción insuficiente de lágrimas
  • Traumatismo en un ojo o cuerpo extraño
  • Formación de folículos
  • Pequeños montones de células en el cuerpo o en el ojo.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *