Consejos para cuidar a una gata embarazadaConsejos para cuidar a una gata embarazada

Compartir

Si tu gata está preñado, se espera que sea el resultado de un apareamiento programado con un macho de buena raza, con la intención de tener cachorros sanos, que será requerido por los propietarios responsables. Si no es tu intención, será mejor esterilizar a tu gata de antemano para evitar las camadas no deseadas.

La decisión de hacer que tu gato tenga cachorros es muy emocionante, y todo el proceso, desde la concepción hasta el nacimiento, puede ser muy gratificante, y es un privilegio para el dueño.

En este artículo, discutiremos diez consejos sobre cómo cuidar a una gata embarazada para que su gestación y parto sean lo más cómodos y confortables posibles. Siga leyendo para saber más!

 

1. Antes de tomar la decisión de criar y encontrar un compañero adecuado para tu gata, primero debe asegurarse de que sus gatitos pueden tener una casa, y que es una elección responsable.

Por lo tanto, deberías averiguar cuántos gatitos te puedes llevar. Si la raza de tu gata es rara o muy deseable, la gente también se pondría en una lista de espera para los gatitos, así que demuestre que son adecuados para mantenerlos.

2. Es posible que un gato tenga una camada de dos padres diferentes, si entra en contacto con varios machos mientras está en celo. Una vez que haya apareado, es importante mantenerlo dentro durante una semana después de la concepción, para minimizar las posibilidades de tener una camada sorpresa de un padre diferente.

3. Es aconsejable decirle a su veterinario que tu gata está embarazada, incluso si el embarazo es muy sistemático y no necesita su ayuda. Sin embargo, ella puede darle consejos y sugerencias a lo largo del proceso, y los registros sanitarios de tu gata deben informar que ha tenido una camada.

4. Si tu gata está usando medicamentos, suplementos u otros tratamientos, hable con su veterinario antes de la concepción. Algunos medicamentos están contraindicados para su uso durante el embarazo, así que si tu gata tiene una enfermedad que le obliga a usar el medicamento, significa que la concepción es una mala idea, ya que también podría transmitir la enfermedad a su descendencia.

5. Elija la bandeja sanitaria con cuidado. Aunque tu gata no se quede en casa durante el embarazo, necesitará una bandeja sanitaria para tu gata y otra para su descendencia. La bandeja sanitaria debe ser baja para que los gatitos puedan entrar lo más fácilmente posible, y no debe contener arcilla por razones de seguridad.

6. Haz una linda canasta para tu “reina”. Tu reina comenzará a vagar por un lugar cómodo a medida que se acerque el momento del parto, y una vez que haya elegido su lugar, comenzará a asentarse, preparando una cama para sus gatitos. Necesitas proporcionar un montón de ropa de cama blanda, con muchas piezas de repuesto para cuando necesites lavar el primer juego de sábanas y almohadas!

7. Aprender a alimentar a la gata. Durante el embarazo y la lactancia a medida que el embarazo progresa, sus necesidades alimentarias aumentarán drásticamente, con un pico durante la producción de leche de cachorro. Tu gata debe alimentarse con alimentos de alta calidad en todo momento, y una buena idea es hablar con su veterinario para conocer los mejores alimentos en cada etapa del proceso.

8. Descubra el calendario de embarazos de tu gata para comprender mejor lo que puede esperar durante cada etapa del embarazo.

 

Post Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *