Dolor estomacal en perros: Cómo identificar y tratar el dolor estomacal

0 Comment

Compartir

A los perros les gusta mucho comer, de hecho, a menudo comen hasta enfermarse. En algunos casos el dolor de estómago necesitará la atención de un veterinario, en otros casos donde el dolor de estómago es más ligero, sin embargo, usted puede tratar de resolverlo con seguridad en casa.

En este artículo veremos cómo entender si el dolor de estómago de su perro es severo o no, y si usted puede manejarlo en casa o llevarlo al veterinario. Siga leyendo para obtener más información.

 

¿Eso es grave?

La severidad del dolor de estómago de su perro, el tiempo que le queda y las causas son factores a tener en cuenta a la hora de decidir si llevarlo al veterinario. Siempre es mejor ser demasiado precavido y tomarlo, pero en algunas circunstancias usted puede manejar el problema con seguridad en casa, a menos que empeore rápidamente. Si sospecha o sabe con seguridad que su perro ha comido algo tóxico o venenoso, debe llevarlo al veterinario, aunque parezca bueno.

El envenenamiento puede empeorar muy rápidamente, por lo que es mejor recurrir a la atención y el cuidado de un experto. Si su perro no ha podido beber agua durante al menos doce horas, si tiene fiebre o temblores, también debe ponerse en contacto con un veterinario.

Si hay síntomas como sangrado cutáneo, anemia o cualquier otra cosa que no cumpla con los parámetros mínimos, o no presente vómitos o diarrea, por favor contacte a su veterinario. Igual que si encuentras sangre en las heces o vómitos. Sin embargo, si su perro no siente mucho dolor y sólo tiene un ligero dolor de estómago con vómito y/o diarrea, es probable que usted pueda cuidarlo en casa, al menos hasta que pueda beber agua.

En el siguiente párrafo, veremos cuáles son las cosas más importantes que hay que hacer para mantener a su perro bajo control y cuidar de él en casa. Ayuno Lo primero que hay que hacer es no alimentar al perro durante doce horas, para que el estómago se recupere. Si el vómito o la diarrea persisten, debilitarán al perro y empeorarán el dolor de estómago.

También causarán deshidratación, lo que si no se controla puede convertirse en un problema grave. Durante el periodo de ayuno, asegúrese de que su perro tenga libre acceso al recipiente de agua fresca y, por supuesto, manténgalo bajo control en caso de que tenga que salir a hacer las necesidades.

No reproches a tu perro si vomita o hace necesidades en casa, simplemente porque son malas y no pueden hacer nada. Si el estado de su perro se deteriora rápidamente, póngase en contacto con el veterinario para que le aconseje cómo proceder. Después de doce horas de ayuno, el perro ya no debe vomitar.

Si continúa vomitando, póngase en contacto con el veterinario. Suponiendo que su perro haya expulsado cualquier cosa que le haga daño, debería poder comenzar gradualmente con la dieta diaria normal. Después de 12-24 horas, el perro debe mostrar mejoras: estará interesado en volver a comer y ya no se sentirá incómodo. En este punto, usted puede reintroducir su dieta diaria siempre y cuando sea un alimento ligero.

Hervir el pollo y el arroz -ambos se dejan enfriar lo suficiente- son perfectos. Comience con un bocado o dos a la vez. Espere al menos media hora para ver si su perro está afectado y ver si continúa o no. También puede comprar alimentos enlatados especialmente formulados para perros que están pasando por un proceso de curación.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *