¿Por qué los perros vomitan espuma blanca?

0 Comment

Compartir

Los perros vomitan espuma blanca por muchas razones, como enfermedades infecciosas, ingestión de objetos extraños o haber pasado demasiado tiempo sin comer. ¿Tu perro vomita espuma blanca? Ver este escenario puede ser desconcertante y causar pánico en los dueños de perros. Hay muchas razones por las que un perro puede tener trastornos intestinales, y todos ellos comparten tantos síntomas que una condición general puede ser difícil de diagnosticar. Mientras que algunas causas de vómitos espumosos y viscosos -como el descubrimiento de comida podrida por parte de tu perro- pueden ocurrirle a cualquier perro en cualquier momento, las más peligrosas y arriesgadas pueden ser curadas, prevenidas o controladas.

Un perro que una vez que cae enfermo y vuelve a la normalidad probablemente comió algo que no pudo comer. Si un perro vomita muchas veces al día o durante más de dos días seguidos, debe concertar una cita con el veterinario. Las causas más comunes de los vómitos espumosos incluyen heridas internas, infección y alimentación inconsistente. Los principales: ingerimento de toxinas, venenos u objetos extraños,  síndrome de vómito biliar, hinchazón, tos, Pancreatitis y otras inflamaciones digestivas, Parvovirosis, rabia.

Algunas causas

1. Comer objetos extraños. Comer un objeto extraño puede provocar malestar estomacal, indigestión u obstrucciones intestinales, síntomas que pueden causar vómito en un perro. Con la excepción de los juguetes para perros, los objetos pequeños deben mantenerse alejados de los perros domésticos. Las toxinas domésticas – especialmente los detergentes químicos y pesticidas para insectos – pueden causar reacciones adversas. Todos los productos químicos de uso doméstico deben guardarse en recipientes seguros y nunca deben dejarse por ahí después de su uso. Si usas trampas para ratones, asegúrate de colocarlas en lugares donde tu perro no pueda navegar. Puede ser de vital importancia para un veterinario si un perro está vomitando espuma blanca.

2. Síndrome de vómito biliar. El síndrome de vómito biliar en perros es similar al reflujo gástrico en humanos. La bilis y el jugo gástrico son líquidos naturales que ayudan a la digestión de los alimentos. Sin embargo, en un estómago vacío, pueden causar irritación. Esa irritación puede llevar a un perro hambriento y sano a ignorar las comidas o, en situaciones más extremas, a vomitar para expulsar los excesos. Los vómitos pueden ser blancos, amarillos, verdosos, anaranjados, marrones o mixtos, acompañados de mucosidad viscosa.

Alimentar a un perro activo con comidas más pequeñas a intervalos regulares durante el día -incluyendo un pequeño refrigerio al principio y al final del día- puede ser la mejor manera de lidiar con lo que podría convertirse en un problema más serio. Un perro que produce un exceso de líquidos digestivos puede dañar su estómago y la línea intestinal, creando graves problemas digestivos cuando envejece. Una solución alternativa son los apósitos reductores de ácido. Consulta a tu veterinario para pueda recomendarte un tratamiento ácido que podría ayudar al dolor de tu perro, especialmente si tus esfuerzos no son suficientes para alimentar a tu perro regularmente durante el día.

3. Inflamación. Torsión gástrica o dilatación del estómago es una condición extremadamente grave en perros. En el peor de los casos, el estómago del perro se retuerce de su posición normal en el abdomen. Esto no sólo atrapa aire, alimentos y líquidos en el estómago, sino que también restringe la circulación sanguínea. Uno de los primeros síntomas, antes de que se interrumpan todos los movimientos del estómago, es la formación de espuma blanca en el vómito del perro. Esta afección se presenta con mayor frecuencia en perros adultos con tórax profundo.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *