¿Por qué mi perro huele mal?

0 Comment

Compartir

Razones por las que los perros pueden oler mal.

1. Las infecciones en los oídos: Las orejas infectadas tienen un olor terrible. Los organismos que infectan, como los hongos y las bacterias, aman los oídos y los eligen como lugar para reproducirse porque el ambiente es cálido y húmedo.

Los radios con orejas largas y caídas, como el Spaniel, son particularmente susceptibles porque su anatomía limita el paso del aire. Los perros con canal auditivo cubierto de piel también pueden ser más susceptibles a estas infecciones. Las infecciones del oído pueden surgir de materias extrañas como el césped dentro de los canales, o pueden surgir de las cápsulas de cerumen.

A veces pueden ser un síntoma de una reacción alérgica a algo en el entorno o a ciertas proteínas de la dieta de su perro. Para prevenir las infecciones del oído, éstas deben limpiarse regularmente con jabón apropiado y no agresivo. Los perros con canales internos muy peludos se pueden afeitar muy suavemente. Su veterinario puede mostrarle cómo hacerlo.

Evitar los alérgenos más comunes en las dietas como el trigo, los productos lácteos, la carne de vacuno y la soja (más alimentos con cereales y productos cárnicos no especificados) puede ayudar a reducir el riesgo de reacciones alérgicas. Si tu perro ya está alimentado con una dieta hipoalergénica de alta calidad y no se le suministran suplementos que contengan estos alérgenos, entonces un cambio hacia un alimento con proteínas y carbohidratos alternativos podría ayudar (si la reacción alérgica parece ser la causa principal de la infección).

Las bacterias y hongos que se forman en los oídos son oportunistas. Esto significa que tienden a reproducirse rápidamente cuando el sistema inmunológico ya está alterado. Los perros con infecciones de oído siempre deben ser visitados por el veterinario.

En la mayoría de los casos, se recomienda una almohadilla para los oídos para entender exactamente qué bacteria se está reproduciendo y para elegir los tratamientos a prescribir. Es posible que se necesiten analgésicos, ya que este problema es muy molesto.

2. Problemas dentales: Las bacterias están presentes de forma natural en la boca, pero las placas y el sarro pueden aumentar su acumulación hasta que alcanzan niveles insalubres que causan una respiración pesada. Cuando el perro se lame para limpiar, el mal olor puede ser transmitido con saliva por el resto del pelaje.

Una buena higiene bucal, una limpieza dental constante y el uso de juguetes dentales específicos pueden ayudar a prevenir este problema. Si sospechas de una gingivitis (encías inflamadas) o cualquier otro problema dental, se recomienda una visita al veterinario.

Si tienes más de un perro, es posible que uno de los perros con gingivitis infectada pueda tener la boca de otro perro en buen estado de salud, pero la transferencia de las bacterias del otro puede llevar a ambos a producir mal olor.

3. Crecimiento excesivo de setas: El crecimiento de hongos en exceso es reconocible por el olor a moho en la piel y/o las orejas. Se recomienda el tratamiento veterinario y puede ser necesario tomar medicamentos contra los hongos. Esta infección suele ser secundaria a otra afección, por lo que es importante establecer la primera causa del problema y tratar los síntomas adecuadamente.

Es una percepción equivocada creer que los hongos pueden constituir alérgenos en una dieta y que los perros con un crecimiento excesivo de hongos deben dejar de comerlos. Mucha gente también cree que los alimentos que contienen hongos podrían alimentar a las colonias existentes y ayudarles a reproducirse más rápido, pero los únicos alimentos que los perros suelen comer son azúcares y grasas simples.

Las principales causas de las infecciones fúngicas son: Ingestión de micotoxinas de alimentos contaminados, agentes químicos excesivos Antibióticos, el crecimiento excesivo de hongos puede ser un síntoma de alergias.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *