¿Los perros pueden comer patatas?¿Los perros pueden comer patatas?

Compartir

Originaria de América del Sur, la papa ha sido cultivada por el hombre desde hace miles de años; siendo uno de los alimentos más cultivados en el mundo, junto con el maíz, el arroz y el trigo.

Las patatas, como las berenjenas y los tomates, pertenecen a la familia de las solanáceas. El hecho de que pertenezcan a esta familia nos advierte del riesgo que representan las patatas para nuestro perro cuando están crudas o inmaduras.

Las plantas de papa inmaduras (incluyendo las hojas, el tallo y la piel de la papa) contienen una sustancia defensiva venenosa llamada solanina.

La solanina puede tener efectos negativos en el sistema nervioso de su perro: empañar su vista, causar trastornos digestivos y reducir la frecuencia cardíaca. Si logra ver algo verde en la piel de una papa, incluso una pequeña parte, mantengala alejada de su perro.

Patatas preparadas sin condimento y en la cantidad justa

Cuando una patata está completamente madura, puede ofrecerle a su perro un pedazo pelado sin ningún riesgo, pero siempre será mejor cocinarla. Sólo debe dar patatas cocidas, hervidas o picadas a sus perros en algunas ocasiones, e incluso, sólo en pequeñas cantidades después de haberlas dejado enfriar.

Un poco de patata, preparada sin condimentar, ofrece a nuestro perro los mismos nutrientes que ofrece a los humanos: carbohidratos energéticos, potasio para regular la presión arterial, vitaminas B y vitaminas C. Sin embargo, dada la pequeña cantidad que un perro puede comer, los beneficios que obtendrá son completamente insignificantes.

La forma en que muchos de nosotros disfrutamos de las patatas es otra cuestión.

Mantenga a su perro alejado de papas fritas o crujientes, cocidas con condimentos, especias y aromas. En cuanto al aceite para freír, no es nada saludable para los perros, y la sal y otros condimentos comunes pueden causar trastornos digestivos.

Lo mismo ocurre con la mantequilla, la nata agria y los quesos que ponen en las patatas, tanto en las ya cocidas como en las que aún deben pelarse.

¿Pueden los perros comer batatas dulces?

Las batatas no pertenecen a la familia de las Solanáceas, pero dependiendo del tipo de vid en la que crecen, pueden o no ser tóxicas para los perros.

Crudo e inmaduro, es muy recomendable evitar que su perro coma batatas. Como en el caso de las patatas normales, lo mejor es cocinar una batata antes de darle un pedacito a un perro. La preparación incluye hervir, hornear o cualquier otro tipo de cocción sin condimentos.

Además, las rebanadas deshidratadas de camote pueden ser una delicia para su perro si se les da en la cantidad correcta.

Las batatas contienen vitaminas A, B y C, que son buenas tanto para los perros como para sus dueños. Sin embargo, al igual que las patatas normales, los camotes son ricos en carbohidratos. Mientras que estos proporcionan energía, la necesidad de carbohidratos de nuestro perro está más que satisfecha con su comida regular.

El consumo excesivo de carbohidratos, especialmente cuando se derivan de plantas, allana el camino para la obesidad, la pancreatitis y la diabetes de los perros.

Demasiadas fibras vegetales en una sola comida ponen a su perro en peligro de sufrir problemas digestivos. De la misma manera que nos gusta comer patatas, nuestras recetas preferidas de camote incluyen diferentes factores de riesgo para nuestro perro. Esto significa que el pastel de batata de la famosa abuela está fuera de discusión cuando se habla de su perro.

Post Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *