Síntomas de la intoxicación canina: Medidas inmediatas a tomar

0 Comment

Compartir

Tenga en cuenta que los síntomas de la intoxicación pueden salvar algún día a su perro. Aprenda a reconocer las señales de advertencia de una posible reacción tóxica.

Modalidades comunes para la exposición de los perros a las toxinas

Aunque el envenenamiento es relativamente raro en la vida de muchos perros, existen varias oportunidades para entrar en contacto con diversas toxinas. Una de las maneras más comunes en que los perros pueden ser envenenados es bebiendo o comiendo sustancias tóxicas.

La situación puede variar desde un pozo de refrigerante derramado desde un radiador roto hasta un hongo que se revienta en el patio por la noche. Las toxinas pueden ser absorbidas a través de la piel o liberadas por la picadura o picadura de un insecto.

 

En algunos casos, también puede inhalarse en forma de humo nocivo. La gravedad de los síntomas de la intoxicación depende en gran medida del tipo de toxicidad implicada y de la cantidad de intoxicación que entra en el cuerpo del perro.

Algunas toxinas tienen un efecto acumulativo y necesitan tiempo para crecer en el sistema del perro después de un período repetido de exposición. Esto significa que las primeras señales de envenenamiento pueden ocultarse o atribuirse a la sensación de que el perro se siente como si estuviera en una cuerda. En otros casos, la reacción es más inmediata y violenta y el perro puede mostrar signos evidentes de sufrimiento.

Los síntomas de envenenamiento  pueden incluir cualquier combinación de lo siguiente:

Pérdida del apetito: Un cambio en los hábitos alimenticios de los perros es generalmente la primera señal de muchas enfermedades.

Baba: Es un signo típico de náuseas vómitos: Se produce con o sin la presencia de sangre hasta que algunas toxinas, como el veneno para las ratas, producen sangrado en el interior.

Diarrea: La cual usted tiene con o sin sangre por las mismas razones que las indicadas anteriormente.

Exhalación o irritación en el área de contacto: Generalmente ocurre cuando una toxina entra en el torrente sanguíneo a través de la piel.

Fatiga: Esto puede deberse a las consecuencias comunes de la toxina, pero también puede ser un signo de que la toxina está golpeando el músculo cardíaco

Pérdida de coordinación: Este síntoma es generalmente una indicación de que el cerebro ha sido golpeado.

Temblores o ataques: este puede ser el último signo de que el cerebro ha sido golpeado por la toxina.

Respiración sin cansancio: El lento funcionamiento del corazón puede causar una aglomeración de fluidos en los pulmones que provoca dificultad para respirar

Sensibilidad a la luz: algunos venenos hacen al perro fotosensible. Comienzo de la extinción de órganos: los riñones, el hígado, el corazón y otros órganos pueden dejar de funcionar tan pronto como el veneno manifieste sus efectos.

Pérdida del conocimiento: Esta es una señal clara y seria.

Actitud no reactiva: El perro puede permanecer consciente, o no ser capaz de ver u oír cosas a su alrededor. Coma: Es la señal más peligrosa de que la muerte es inminente.

Procure identificar el lugar donde su perro pudo haber estado en contacto con el veneno. Este conocimiento puede ahorrarle a su veterinario un valioso tiempo en la formulación de una estrategia de tratamiento. Llame a su veterinario inmediatamente y haga todo lo posible para describir los síntomas exactos.

Siga todas las instrucciones que su veterinario le recomiende. Por ejemplo, muchos veterinarios le pedirán que evite inducir el vómito a su perro, porque puede empeorar la situación. En otros casos, su veterinario puede sugerirle que le dé a su perro carbón activo para que empiece a absorber cierto tipo de toxina.

Sobre todo, nunca decida por sí mismo cómo tratar a su perro sin el consejo expreso de su veterinario. Envíe a su perro a terapia inmediatamente, a menos que su veterinario le diga lo contrario.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *