¿Su perro se siente intimidado por el mundo exterior?

0 Comment

Compartir

A la mayoría de los perros les gusta mucho salir de casa en cada oportunidad  y muchos perros entienden cuando estás a punto de salir de la casa y como resultado muestran una gran alegría.

Sin embargo algunos perros no parecen realmente entusiasmados con la idea de salir al exterior y lo evitan a toda costa, lo cual podría ser causado por algún problema de salud, una aversión al mal tiempo o en algunos casos, el miedo de enfrentarse al mundo exterior.

Si tu perro entra en esta última categoría es un gran problema ya que hace que su salida para satisfacer sus necesidades fisiológicas sean demasiado estresantes y desagradables tanto para el perro como ti.

Porque siente temor de salir al exterior

Esto puede variar de un caso a otro y lo más probable es que lleve tiempo descubrir la causa del problema, especialmente si  cuidas a tu perro desde el nacimiento ya que no conoces todo su pasado.

Algunos de los factores más comunes que impiden que el perro pase un tiempo agradable fuera o que asustan una vez afuera pueden ser:

Sentirse amenazado por la presencia de otro perro cercanos.

Sentirse en peligro en escaleras o superficies que necesitan ser cruzadas para salir de ellas.

Una aversión a las inclemencias del tiempo, especialmente contra el granizo y los rayos que intimidan incluso a los perros más valientes.

Miedo a lo desconocido y ansiedad general.

La falta de exposición a él.

La socialización inadecuada.

Maneras de resolver el problema

Desensibilizar a tu perro de las causas que lo provocan. Para esto puede ser útil la terapia de desensibilización lo implica la exposición a la raíz de su miedo gradualmente durante un largo período de tiempo aumentando el nivel de exposición muy lentamente, para no asustarlos.

Este proceso toma tiempo y esfuerzo para lograr resultados, pero una vez que son permanentes y muy efectivos.

La terapia de contra condicionamiento es trabajar con tu perro para cambiar su respuesta emocional a sus miedos de modo que sus asociaciones negativas se conviertan en positivas. Por ejemplo, si tu perro se asocia que al salir algo que no le gusta o le asusta, trata de utilizar un bocadillo para convertir su reacción a salir en una asociación de la misma con un premio, hasta que empiece a verlo de una manera positiva.

Repite este proceso para cada etapa del problema que todavía da una reacción negativa de su perro.

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *