Vida útil de un perroVida útil de un perro

Compartir

Un perro sano de constitución, que ha tenido una vida normal e higiénica, que no padece enfermedades crónicas y que siempre ha sido tratado, tiene una vida media de unos doce años; sin embargo, puede llegar incluso más lejos, por ejemplo hasta los quince o dieciséis años.

A veces nos encontramos con perros que han cumplido los veinticinco años de edad, pero esto es tan raro, como encontrar a un hombre con ciento dos o ciento tres años.

Se ha establecido que los perros pequeños viven más que los grandes. Un perro es considerado adulto a partir de los tres años de edad, y el período dorado de su vida lo vive de tres a cuatro años, momento en que su cuerpo ha alcanzado su pleno desarrollo, la máxima fuerza y vigor; la edad en que todas las características de su raza se han establecido y son evidentes y las funciones de todos los órganos son perfectas.

A partir de los cuatro años, el perro, aunque en su mejor forma, comienza a declinar. A los siete años llega a la vejez, y a los ocho años comienza decididamente la parábola descendente de su vida, que puede ser más o menos rápida según su estado general de salud.

Características y comportamientos durante la vejez.

Su vivacidad ya no tiene esa alegría y ese entusiasmo que le ha convertido en un amigo precioso y compañero de juegos infantiles.

Por el contrario, le encanta estar tranquilo durante horas acostado, siendo perezoso, somnoliento, metódico y apático. Los rincones más tranquilos y oscuros de la casa son sus favoritos. Cuando hace frío, y durante el invierno, se alegra de estar junto al fuego o cerca de los calefactores para dormir durante días enteros.

En la frente y en el hocico, aparecen pelos blancos alrededor de los ojos; tiende a engordar; su figura se ve pesada, a menudo sale mal olor de su boca.

Nos ve poco, la audición ya no es tan sensible; todas sus funciones orgánicas son menos activas; la digestión es difícil y fatigosa, la respiración es un gran problema, la circulación sanguínea es más lenta.

El deseo de acoplamiento se vuelve cada vez menos intenso, y rápidamente la procreadora se apaga. Su figura continúa haciéndose cada vez más pesada; visiblemente los tejidos del vientre se bajan, mientras que en los machos los genitales se relajan y en las hembras las ubres. El enrojecimiento de los ojos y las pupilas están siempre llenos de lágrimas.

A menudo, los últimos años o meses de vida de un perro son tristes por cataratas que afectan a uno o ambos ojos. No es necesario intentar la operación si todo el animal entero anuncia claramente que ya no puede ser recuperado, o incluso si intenta retrasar el final de la operación.

Los dientes se caen, la audición es muy débil, el reumatismo cambia el sistema óseo que se vuelve cada vez más frágil, el pelo se cae, la piel se cubre de manchas y enfermedades. Con el paso del tiempo, los fenómenos de la vejez se hacen cada vez más evidentes y acentuados.

En comparación con la vida de un hombre, un año de vida para un perro equivale a siete años de vida de un hombre; es natural que los signos de decadencia sean más rápidos y evidentes.

Cuando un perro es viejo, su valor intrínseco ya no existe, sólo existe el valor inconmensurable que lo une a una persona o familia. La debilidad de un perro que ya ha alcanzado el umbral de la muerte, la fatiga con la que arrastra a casa, se ablanda y se llena de tristeza, así como la vejez de una persona querida por nosotros.

¿Qué podemos ofrecer a un perro viejo cuando se siente menos cansado que el declive de su vida?

En primer lugar nuestro amor, nuestro afecto, que no debe disminuir con el paso de los años, sino que debe aumentar en proporción inversa: menos tiempo para vivir juntos, más afecto. En segundo lugar, debemos evitar que el perro sea sacudido.

Post Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *